Mito #2: ‘Darle más duro al agresor’