Mito#1: El Bullying es inofensivo